Uso del lenguaje y Salud Mental

Los límites de mi lenguaje son los lí­mites de mi mente – Ludwig Wittgenstein-

La importancia del lenguaje es innegable. El lenguaje es la base de la comunicación del ser humano, nos permite expresarnos y comprender a los demás; y, dependiendo de cómo lo utilicemos, vamos a construir e interpretar el mundo de manera diferente.

Existen diversos autores que han estudiado el lenguaje en todas sus formas. Cuyo consenso se encuentra en su papel fundamental para el desarrollo humano; donde, a través de la interacción social se adquiere el conocimiento y eso nos permite pensar en formas cada vez más complejas.

Y por ello es con nuestros menores donde debemos tener especial cuidado en hacer un uso apropiado del lenguaje, sobre todo en el ámbito de la educación y la psicología, ya que la forma en la que utilizamos las palabras puede cambiar sus percepciones.

Conocemos el mundo a través del lenguaje

Conocemos el mundo a través del lenguaje y ese escenario nos predispone a la vida y a todo su abanico de opciones. La educación del lenguaje nos enseña un tipo de pensamiento, un modo de creencias, a conocer rituales, a ponernos algunos objetivos, nos puede facilitar la resiliencia, o el miedo al fracaso. Nos puede enseñar a ser asertivos, al silencio, a la reflexión o en contra parte al descontrol, a la melancolía y ansiedad.

Si bien este tema es profundo y tiene muchas artistas para reflexionar, como equipo clínico te queremos dejar el ejercicio de la inquietud, a que reflexionemos en torno a nuestro uso del lenguaje y al como educamos con él.

Por ahora te dejamos algunos tips para la educación en un lenguaje propositivo que permita hacer frente al mundo con mayores herramientas interpretativas:

Educar con lenguaje limitante:

  • Lo vas a romper
  • Te vas a caer
  • No te ensucies
  • No te subas ahí­
  • No toques eso
  • No llores
  • Quédate quieto
  • No me mires así

Educar con lenguaje propositivo:

  • Hijo/a sé más cuidadoso
  • Presta atención, mira bien donde pones los pies
  • Si te vas a ensuciar es necesario que cambies tu ropa por una más apropiada para jugar
  • Hijo/a es peligroso que te subas ahí­
  • ¿Quieres saber qué es? te parece si
    preguntamos si lo podemos tomar y lo miramos
    juntos?
  • Está bien que te sientas así­. Cuando estás listo
    podemos conversar sobre lo que paso
  • ¿te gustarí­a armar un rompecabezas?
  • ¿ven cuéntame por qué?

En conclusión, la forma en que nos comunicamos y nos expresamos con las demás personas puede ser de mucha influencia en el proceso de crecimiento y en la salud mental de toda persona.

Por parte del equipo terapéutico de la clí­nica esperamos que este y todos los contenidos que desarrollamos sean de valor para nuestra comunidad.

¡Si te gusto! comparte este articulo y se parte del cambio en las comunicaciones

Deja una respuesta